• Juliana

Pincha Mayurasana, El Pavo Real Emplumado

Actualizado: mar 25

Durante esta semana trabajaremos la postura de Pincha Mayurasana, postura del Pavo Real Emplumado. Pincha significa pluma, Mayura significa pavo real. Según Iyengar en Luz sobre el Yoga, esta postura se asemeja al pavo real que comienza su danza durante las épocas de lluvia. Elevando y abriendo sus plumas en forma de abanico.


"In oneself lies the whole world, and if you know how to look and learn, the door is there and the key is in your hand. Nobody on earth can give you either the the key or the door to open, except yourself." – Jiddu Krishnamurti

"Dentro de uno mismo se encuentra el mundo entero, si sabes como mirar y aprender, la puerta está ahí y la llave está en tu mano. Nadie en el mundo puede darte la llave ni abrirte la puerta, excepto tu." – Jiddu Krishnamurti

Comienza frente a la pared en Adho Mukha Svanasana. Coloca tus manos unos centímetros separadas de la pared. Dobla tus codos y lleva antebrazos y rodillas hacia el tapete. Asegúrate de que tus codos se mantengan en línea con tus hombros. Estira las piernas llevando las caderas hacia arriba. Expande las clavículas, eleva el esternón y suaviza tus costillas. Mantén tus hombros lejos de tus orejas y la mirada hacia tus manos. Presiona tus manos y antebrazos hacia la tierra, sientiendo el soporte en tu cuerpo.


Dentro de uno mismo se encuentra el mundo entero, si sabes como mirar y aprender, la puerta está ahí y la llave está en tu mano.”


Toma en cuenta las palabras de Krishnamurti. Escucha y observa tu cuerpo. Sigue sintiendo el soporte y la conexión de tu cuerpo hacia la tierra. Prepárate para ir a la postura. Inhala profundo manteniendo tu mirada hacia la pared, sube una pierna y con la exhalación sube la segunda pierna.


Nadie en el mundo puede darte la llave ni abrirte la puerta, excepto tu.


Mantén tus piernas elevadas hacia el cielo mientras aprietas los muslos rotándolos hacia adentro y hacia atrás, llevando el coxis hacia el cielo. Presiona el ombligo hacia tu espalda y sigue suavizando tus costillas. Recuerda que tu tienes la llave, tienes el poder y la fuerza para sostener la postura. Confía. Sigue presionando tus manos y antebrazos hacia la tierra mientras elevas el pecho, extiendes las clavículas y mantienes los hombros lejos de tus orejas. Mantén tus piernas largas hacia el cielo. Siente tu cuerpo volar en la postura, ligero, manteniendo esa danza del pavo real emplumado. Después de varias respiraciones inhalas profundo y con la exhalación lentamente y con control baja tus piernas hacia la tierra y descansa en balasana, postura del niño.


Si estas comenzando a practicar esta postura te recomiendo utilizar un “block” y una cinta. El “block” se toma entre las manos para mantener la presión hacia adentro de los antebrazos. La cinta se coloca por fuera de los brazos en la parte media del brazo. Nos ayuda a mantener la alineación de los codos a lo ancho de los hombros.


Conforme vas avanzando en la postura puedes ir prescindiendo del “block” y de la cinta así como empezar a separarte de la pared. Recuerda siempre que tu tienes la llave. La confianza en tí mismo te abrirá la puerta. Una vez que lo logras puedes jugar con diferentes variantes dentro de la postura.


Al realizar esta postura estimulamos los chakras superiores. Comenzando con el cuarto chakra, Anahata. El chakra del balance, del amor, la devoción, las relaciones, la pena, la compasión y la empatía. Se localiza al centro del pecho a la altura del corazón. El quinto chakra, Vissudha, relacionado con la comunicación, la creatividad, la resonancia, la verdad y la mentira. Se localiza en la garganta. El sexto chakra, Ajna, relacionado con las imágenes, los sueños, la intuición, la visión, la trascendecia y la ilusión. Se ubica en el entrecejo. El séptimo chakra, sahasrara, relacionado con la consciencia, la inteligencia, la unidad y los apegos. Se encuentra en la coronilla, la parte más alta de la cabeza.



Beneficios:

  • Ayuda a mantener la parte alta del cuerpo flexible.

  • Refuerza los hombros, espalda alta y brazos.

  • Tonifica la columna y alarga los músculos abdominales.

  • Mejora el balance.

  • Calma la mente y ayuda a aliviar el stress y la depresión.

Contraindicaciones:

  • Presión alta

  • Lesión de cuello, espalda, hombros

  • Menstruación

¿Cual ha sido tu experiencia practicando esta postura? ¡Comparte!


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo