Salamba Sarvangasana, la Luz de la Verdad

Durante esta semana nos enfocaremos en trabajar Salamba Sarvangasana, también conocida como La Postura Reina, ya que sus beneficios abarcan diferentes órganos y sistemas del cuerpo. Esta es una postura invertida debido a que la cabeza se encuentra por debajo del corazón, su energía es relajante, a diferencia de otras posturas invertidas. Aveces se le llama postura de La Vela ya que el cuerpo permanece en una línea vertical desde los hombros hasta la punta de los pies, parecido a un cirio.

IMG_1572

Indra Devi en su libro Sai Yoga describe esta postura pidiéndole al practicante que cierre los ojos mientras sostiene la postura y se imagina que es una vela, un cirio, una luz blanca que está brillando para manifestar su conexión con lo Divino, con la Verdad. Al permanecer con sus pies en alto hacia el cielo y con la llama encendida el practicante sabe que de esta manera puede ayudar a quienes han perdido la confianza en si mismos. Aquellos que se encuentran hundidos bajo el peso de sus dificultades y sus problemas. Al ver estos cirios encendidos comienzan a darse cuenta que existe la luz, la verdad. El practicante les da optimismo con solo permanecer en Salamba Sarvangasana, esta luz jamás se extinguirá. El practicante se convierte en un vínculo entre el cielo y la tierra, lo puede ser durante el resto de su vida, sin doblarse, sin apagarse.

¿Como practicar Salamba Sarvangasana?

Es recomendable comenzar con un calentamiento de saludos al sol. Hacer algunas posturas de preparación como Gomukhasana, Setu Bandha Sarvangasana y Halasana.

Comienza recostado sobre la espalda. Coloca una o dos cobijas sobre el tapete para apoyar los hombros dejando un espacio entre el cuello y el tapete. Esto ayuda a proteger las cervicales. Lleva las manos a la espalda hacia las costillas posteriores y con una inhalación profunda impulsa las piernas hacia atrás de la cabeza. Empieza en Halasana buscando apoyar los pies al piso. Lleva las manos hacia la espalda ayudándote a alargar las costillas hacia arriba. Haz fuerza con tus brazos hacia adentro para alinear los codos con los hombros. Puedes entrelazar tus manos y estirar los brazos lejos del torso para lograr una mayor apertura en los hombros.

IMG_2646IMG_2677

Vuelve a llevar tus manos hacia la espalda sin perder la apertura en los hombros. Siente de nuevo la fuerza en tus brazos manteniendo los codos en línea con los hombros. Inhala profundo y despega los pies de la tierra elevando las piernas hasta llevar los pies al cielo. Siente el cuello al centro manteniendo su curva natural con la barbilla alejada del pecho y la lengua relajada. Sigue alineando los codos con los hombros y ayúdate de tus manos para mantener la columna en una línea vertical. Siente el torso largo, dirige el coxis hacia los talones y  rota la parte interna de los muslos hacia adentro y hacia atrás. La rotación de la pelvis se mantiene neutral. Sigue alargando la piernas formando una línea vertical con la columna y lleva los pies en punta con los dedos activos. Siente tus talones en línea con las caderas. Todo el tiempo respira en calma y profundo. Trata de cerrar tus ojos y recuerda las palabra de Indra Devi,eres el vínculo entre el cielo y la tierra, lo puedes ser por el resto de tu vida sin doblarte y sin apagarte.”

IMG_2656

Cuando estés listo para bajar inhala y con la exhalación regresa las piernas por detrás de la cabeza hasta apoyar los pies al piso. Dobla las piernas llevando las rodillas a un lado de tus orejas en Karnapidasana. Cierra los ojos y siente el efecto de la postura en cada célula de tu cuerpo.

IMG_2659

Permanece ahí unas cinco respiraciones y lentamente con la exhalación comienza a regresar. Es bien importante que el regreso sea lento y sin prisa. Siente vértebra por vértebra apoyarse al tapete. Puedes llevar tus manos a la cadera o espalda para darte soporte al regresar. Una vez que regresas apoya los pies al tapete y permanece ahí varias respiraciones. Te recomiendo practicar Matsyasana, postura del pez como contra-postura después de Salamba Sarvangasana.

IMG_2661

Probablemente cuando empieces a practicar esta postura la columna no estará en una línea vertical perfecta y tus pies se mantendrán mas adelante del nivel de la pelvis. Esto es normal, con la práctica constante poco a poco tu columna se hará mas flexible y lograrás una vela mas larga y vertical.

BENEFICIOS

    • Calma el sistema nervioso.
    • Ayuda a balancear el sistema endocrino.
    • Ayuda al sistema reproductor.
    • Reduce la retención de líquido en las piernas y pies.
    • Trabaja sobre la glándula tiroides.
    • Purifica la sangre y fomenta la buena circulación.
    • Contribuye al buen estado de los aparatos urinarios.
    • Activa el 5to Chakra – Vishuddha (Purificación). El Chakra de la comunicación, de la creatividad. Su elemento es el sonido y su color el azul brillante. Se localiza en la garganta. Cuando este chakra entra en balance la persona se comunica claramente, es bueno al escuchar, vive de manera creativa y se expresa siempre desde su verdad. Una de sus afirmaciones es “escucho y hablo desde la verdad”.

RIESGOS

      • Cuello y espalda baja

MODIFICACIONES

      • Utiliza una cinta en tus brazos para mantener los codos alineados con los hombros.
      • Utiliza la pared para llevar los pies a la pared y caminarlos hacia arriba.

Te invito a compartir tu experiencia.
¿Cual ha sido tu experiencia personal practicando Salamba Sarvangasana? ¿Como vives la idea de permanecer siempre brillando, recto, en expansión, manifestando la conexión de la tierra al cielo en tu vida diaria? ¿Que herramientas utilizas cuando vives momentos difíciles en donde la vela comienza a apagarse, a caerse para volver a encenderla y levantarla? 

Aquí te comparto mi experiencia. Cuando practiqué la postura de la vela por primera vez fue como descubrirme o verme desde un lugar que nunca antes había experimentado porque no sabía que estaba ahí, no sabía que existía. Fue la primera postura invertida que practiqué. Para mi era una gran satisfacción poderla practicar y sentirme en esta posición. Yo me refería a ella como la postura de la vela y lo relacionaba con la posición en vertical. Cuando leí el texto de Indra Devi conecté lo que sentía al practicarla. Me hizo “click” el nombre de La Vela. La postura dejó de ser un reto simplemente físico y pasó a ser un reto mas bien emocional y espiritual. El reconocer que yo tengo la capacidad de brillar en todo momento y de inspirar a los demás me ayuda a cultivar la seguridad y confianza en mi misma y en lo que hago. Trato de mantenerme siempre firme en mis acciones, hacer lo que creo es lo mejor, para que el resultado sea de lo mas enriquecedor y me ayude a crecer. Cuando todo en mi vida es como tiene que ser es cuando mas siento esa conexión de la tierra hacia el cielo. Y en los momentos difíciles cuando la obscuridad es mas grande que la luz y empiezo a sentir que me hundo vuelvo a recordar esos momentos de luz, de expansión y confío en mi fuerza para regresar a la vertical y ver de nuevo la luz, aquí es cuando recuerdo que no estoy sola.

Cualquier comentario sobre este blog es bienvenido. Si la información te ha sido útil y crees que a alguien mas le pueda interesar te invito a compartirlo.
Nos vemos la próxima semana :)

Juliana

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*